Archivo de la etiqueta: Berlinale

El desarrollo y el futuro del cine alemán moderno

A los principios del siglo XX, el cine alemán tenía una reputación internacional muy buena. Especialmente los años 1920 del siglo pasado fueron una época dorada para el cine alemán. Con películas como “Nosferatu”  (1922) de Friedrich Wilhelm Murnau o “Metropolis” (1927) de Fritz Lang, los directores alemanes sentaban nuevas bases en el mundo del cine y se podía contarles a la “avantgarde” de los realizadores de su tiempo.                                                         Otra época destacada, a parte de los años 20, que ha acunado el cine alemán contemporáneo fueron los años entre los finales de los años 1970 y 1982. Las películas y obras de esa época están agrupadas bajo el nombre “Neues Deutsches Kino” (“Nuevo cine alemán”). Los directores principales de ese tiempo son unos de los más prestigiosos que el cine alemán ha producido. Nombres como Wenders, Schlöndorff o Fassbinder son un sinónimo internacional para películas con un valor artístico muy alto. El Oscar a la mejor película extranjera para “Die Blechtrommel” de Volker Schlöndorff en 1980 marca el comienzo de esa época corta pero muy exitosa en la historia del cine alemán. Después de unos años fenomenales para el cine alemán que han sido marcados con algo que, retrospectivamente, se llama el “Preisregen” (“lluvia de premios”), la muerte de Rainer Werner Fassbinder marcó el cierre de esa época.            Siguieron unos 15 “años oscuros”, en los que casi no se notaba la existencia del cine alemán a nivel internacional. Michael Althen, uno de los críticos alemanes de cine más afamados,  opina que durante ese tiempo el cine alemán no ha producido ni una sola película que permitiese el desarrollo del cine alemán y que fuera reconocido internacionalmente. Según su parecer, la película “Lola rennt” de Tom Tykwer de 1998 ha terminado con esa época. “Después de “Lola rennt”, Alemania apareció de nuevo en la panorama de cine internacional, de la cual había desaparecido después de la muerte de Fassbinder.” dice Althen.                                                                                                           En los años siguientes, películas del cine alemán contemporáneo como “Good Bye Lenin”, “Nirgendwo in Afrika”, “Gegen die Wand” o “Das Leben der Anderen”, para nombrar solo unas pocas, “han creado imágenes que se fijaron tanto en las cabezas de los alemanes como en las cabezas del público internacional.”                                                                 Los críticos están mayoritariamente de acuerdo con la opinión que desde los finales de los años 1990 hasta hoy el cine alemán contemporáneo ha experimentado algo como un “Boom”. De nuevo, las películas y directores alemanes ganan premios en Cannes, Venecia, Berlín y Los Ángeles.

Si se contempla el desarrollo del cine alemán moderno, destaca que temáticamente las películas se encuentran más o menos entre la reunificación (de Alemania) y la migración. Ahora, como antes, hay películas que tratan del pasado alemán, especialmente del “tercer Reich” y la RDA. Aparte de un numeró grande de películas en el cine y en televisón, que quieren mostrar como fue la Alemania Nazi y “despachar” los acontecimientos históricos de esta época, hay algo en el cine alemán contemporáneo que en Alemania se llama “Ostalgie”. Esto se refiere al hecho de que muchas películas muestran una nostalgia en cuanto a los condiciones y circunstancias de la RDA.

Pero en los últimos años se puede notar que el público alemán, tanto los directores y los críticos, están un poco cansados de estos temas. Hay un sentimiento de que había suficiente enfrentamiento crítico con el pasado en el cine alemán y que es la hora para tratar cosas diferentes en las películas. Pero en justicia se tiene que decir, que en las películas alemanas un poco más “independent” o de tipo “arthouse” hay y había desde hace muchos años una variedad temática muy amplia. Son más las películas grandes, los “blockbusters” que se asocia con los temas como la RDA y el “tercer Reich”. E incluso esas películas han cambiado su enfoque temático recientemente. Desde hace algunos años, el cine alemán contemporáneo ha “descubierto” y forzado el tema de la migración y la Alemania como país multicultural. El representante más famoso e importante de esta “corriente”, si se quiere llamarlo así, es sin duda Fatih Akin, cuyas películas han acuñado el cine alemán de los últimos años en una medida grande.

Un hecho que a veces esta criticado por críticos alemanes o aficionados del cine, es que algunas instituciones en el extranjero, aparentemente, no se han dado cuenta de ese desarrollo o cambio. Dicen que especialmente la Academy que conceden los Oscars todavía prefiere las películas alemanes que tratan de temas que están consideradas como típico alemán: historias sobre la Alemania Nazi y la Segunda Guerra Mundial o la RDA. Películas como por ejemplo “Der Baader Meinhof Komplex”, que tratan también de acontecimientos históricos alemanes muy importantes, pero de aquellos que son desconocidos en gran parte o considerado como “menos alemán”, fueron nominado pero no han obtenido el premio. No obstante, se tiene que entender que lo especial de cada cine nacional es emplear “las peculiaridades culturales y sociales, los conflictos, las utopías y los rechazos que distinguen a este país.” opina Thomas Klingenmaier, crítico de cine del “Stuttgarter Zeitung”. Con esto de fondo, parece natural que temas como la Segunda Guerra Mundial o la RDA destacan en el cine alemán.  Según Klingenmaier, la superación de la manera en la que se tratan temas como la herencia de la RAF, el intento de la RDA y la RFA a encontrarse con la integración de migrantes en una sociedad que se niega a entenderse como un país receptor de inmigrantes y la nueva pobreza en uno de los países más ricos del mundo, es algo que entre los intelectuales y críticos del cine en el extranjero está percibido como una de las fuerzas más grandes del cine alemán y algo que es admirado en el mundo profesional. “Se puede encontrar temas similares en cada país y por eso en las películas de cada país, pero la perfección alemana, la minuciosidad y la oscuridad parcial con la que los directores alemanes tratan estas temas es algo que fascina los intelectuales y aficionados del cine por todo el mundo”, dice el crítico.

Peter Rommel, productor de cine alemán y ex-jurado de la “Berlinale”, está convencido de que el éxito del cine alemán de los últimos años se debe  al hecho de que los autores y directores han logrado de ocuparse con la historia alemana reciente de una manera seria y con una “lenguaje de cine” moderno. “El cine alemán contemporáneo ha ganado mucha autoestima en los últimos años y eso se nota también en las películas. Muchas películas alemanas tratan temas un poco “difíciles”, pero lo hacen en una manera muy personal y con un nivel artístico muy alto, para mí eso es una de las calidades del cine alemán más grande.” dice Rommel.

Aunque la mayoría de los profesionales y críticos en el ámbito del cine alemán están de acuerdo con la evaluación de que el desarrollo del cine alemán de la última década fue muy positivo, no hay un convenio en cuanto al futuro (del cine alemán).  Dominik Graf, director alemán, opina en una entrevista con el periódico “Der Tagesspiegel” que el cine alemán del futuro necesita más películas “normales”, que tratan de cosas “banales” y cotidianas. En su opinión existe “un esfuerzo empollón de hacer películas particulares” en Alemania. “Es como si la gente hubiese estudiado los suplementos culturales, los “Feuilletons”, con atención y después ha decidido qué tipo de película quiere hacer para que los críticos lo quieran.” critica.

Otros, como Thomas Klingenmaier y Peter Rommel, lo ven de una manera menos crítica. Klingenmaier dice que ya no existe “un” cine alemán y que esa tendencia va a reforzarse en los años siguientes. Para él los antípodas: en un lado la película artística, que trata de cosas “serias” y en el otro lado las películas triviales que sirven para entretener las masas, ya no existen.  “Hoy en día hay una variedad grande de corrientes temáticas y estilísticas y posiciones en el cine alemán y creo que lo va a diferenciarse más aún.” dice también Peter Rommel. Además opina Rommel que el cine alemán sólo puede continuar con ir adelante si hay una profesionalización continua.  Sin duda la tendencia hacia cooperaciones internacionales, respectivamente la mejora y evolución técnica, son cosas que acuñarán el cine alemán del futuro tanto como el cine de otros países.

Anuncios

Berlinale

„Internationale Filmfestspiele Berlin“ es el nombre oficial del Festival de cine alemán más importante, que todo el mundo conoce bajo el nombre de „Berlinale“.

El festival fue fundado en 1951 gracias a la iniciativa del oficial estadounidense Oscar Martay. En 1950 Oscar Martay y otros oficiales del gobierno militar de Berlín, decidieron crear un festival de cine en la capital de Alemania como apoyante en el proceso hacia la democracia.

Martay formó un comité de miembros del gobierno militar de Berlín, miembros alemanes del Senado de Berlín, representadores del cine alemán y periodistas con el objetivo de organizar la primera “Berlinale” en el verano de 1951. El comité nombro el cargo del jefe del Festival a Dr. Alfred Bauer, un periodista y histórico de Cine alemán.

El 6. Junio 1951 la película “Rebecca” de Alfred Hitchcock abrió el primer Festival internacional de Cine en Berlín en el Titania-Palast. Desde sus principios la historia de la “Berlinale” fue una historia de éxito – tanto en cuanto al público como al mundo de cine profesional.

En 1956 la “Berlinale” fue clasificada por la FIAPF (Federation Internationale des Associations des Producteurs des Films) como un Festival de la categoría A, que significa que desde este año la “Berlinale” tuvo el derecho de conceder premios a través de un jurado internacional.

Hoy, ser parte del jurado de la « Berlinale » es considerado como un honor grande y cada año un grupo exclusivo y prestigioso de actores, directores, productores y otra gente del ámbito cultural son elegidos para ser parte del jurado. Ellos deciden a quien van a conceder todos los premios diferentes de la “Berlinale”.

Los premios más importantes del Festival son el “Oso de Oro” y “el Oso de Plata”. Además hay un numero de jurados independiente a parte del jurado oficial del Festival, que conceden una variedad de premios. Un ejemplo es el jurado FIPRESCI, que concede el « Cinema for Peace Award », a personas o películas que aportan a la paz, la democracia y la responsabilidad social.

Las películas de la “Berlinale” estan divididas en diferentes « secciones ». La Seccion « Wettbewerb » es para las películas internacionales más grandes, para producciones en el ámbito Independent y Arthouse hay la sección « Panorama », películas para ninos y jovenes se encuentran en la sección « Generation », también existe una sección solo para el cine alemán que se llama « Perspektive Deutsches Kino » y una que se dirige al países muy « lejanos » en el mundo del cine, que se llama « Forum ». En la sección « Hommage » se concede el premio a la obra general de alguien.

Desde 1951 la « Berlinale » se ha convertido en uno de los Festivales de Cine más importantes y prestigiosos. Cada ano más que 19.000 profesionales del cine de 136 países visitan Berlín, entre ellos más que 4000 periodistas. Normalmente hay unos 270.000 de visitantes en cada « Berlinale », que significa que el Festival es el Festival del público lo más grande del mundo.

Fatih Akin: Impetuoso, honesto y difícil de encasillar

El realizador alemán de origen turco nació el 25 de Agosto de 1973 en Hamburgo. Sus padres, Mustafa y Hadiye,  inmigraron a Alemania en los años 60 y trabajaron como obreros. Tiene un hermano, Cem, que muchas veces tiene papeles pequeños en las películas de Akin y trabaja en el consulado turco en Hamburgo. Akin pasó su niñez y juventud en el barrio multicultural de Altona y dice que sus experiencias de aquel tiempo han marcado mucho su trabajo como director.

Como estudiante fue parte del grupo de teatro de su instituto y a partir de los 16 años, Fatih sabía que su sueño era ser director de cine. Ya durante sus años escolares empezó a escribir guiones y participó en varias escenificaciones del “Thalia Theater” de Hamburgo.

Después de su bachillerato, Akin estudió comunicación audiovisual en la Universidad de Bellas Artes de Hamburgo (1994-2000), pero el mismo dice que su verdadera escuela fue la videoteca de su primo y las películas de su modelo como director Martin Scorsese.

Durante ese tiempo conoció al productor hamburgués  Ralph Schwingel, que se dio cuenta del talento de Fatih y los dos empezaron una colaboración que duró durante muchos años. Schwingel fue el productor de los primeros cortometrajes de Akin, “Sensin” en el año 1995 y “Getürkt” de 1996.

En 1997 Fatih Akin realizó su primer largomentraje “Corto y con filo”, su debut como director de cine. En los años siguientes rodó el road-movie “En Julio” (2000) y la comedia “Solino” (2002), antes de realizar su éxito más grande y espectacular hasta ahora, la película “Contra la pared” en 2004, con la que obtuvo los premios más importantes del mundo del cine europeo – el Oso de Oro de la Berlinale, el “Deutscher Filmpreis” y el “Europäischer Filmpreis. Fue la película que catapultó a Akin a la escena internacional.Un año antes había fundado su propio empresa de producción llamada “Corazón Internacional”.

Después del rotundo éxito que tuvo “Contra la pared”, Akin rodó el documental “Crossing the Brige: The Sound of Istanbul” en 2005 y en 2007 otra película muy exitosa: “ Del otro Lado”, que le valió el premio al mejor guion de Cannes, un “Deutscher Filmpreis” y que fue nominada a la mejor película extranjera en los Oscars de 2007. A pesar de su corta pero intensa carera, Akin rápidamente se ha convertido en uno de los directores europeos y, sobre todo alemanes, más respetados y celebrados. Eso se manifestó en el hecho de que en 2005 tuvo el honor de formar parte del jurado del festival de Cannes y que la Universidad de Bellas Artes de Hamburgo le ofreció una cátedra invitada.

Lo que distingue a Akin de otros directores del cine alemán contemporáneo es el hecho de que Fatih Akin verdaderamente es una persona polifacética que, además de ser un director de cine extraordinario, tiene talento como guionista, productor, actor y músico. Akin esta alabado por la critica por hacer películas de una manera muy directa, honesta, viva y con mucha pasión y por haber logrado mostrar temas sociales explosivos – sobre todo temas que tienen que ver con inmigrantes en la sociedad alemana moderna – sin ser moralista y sin inculpar a nadie. Aunque todas sus películas tratan de inmigrantes en Alemania o de las relaciones entre las culturas, y aunque define sus películas “como una especie de crónica germano-turca”, Akin insiste que está cansado de los intentos de encasillarle a él y a sus películas. Y su última película, la comedia “Soul Kitchen” ha demostrado que es capaz de cambiar de género con una soltura de un director de primer nivel.

Fatih Akin está casado con la actriz alemana con raíces mexicanas Monique Obermüller, con quien tiene un hijo, Emir Santiago. La familia vive en Hamburgo.